Importancia del Ahorro de Energía Eléctrica

Importancia del Ahorro de Energía Eléctrica

Actualmente el uso de la electricidad es fundamental para realizar gran parte de nuestras actividades; gracias a este tipo de energía tenemos una mejor calidad de vida.
Con tan solo oprimir botones obtenemos luz, calor, frío, imagen o sonido. Su uso es indispensable y difícilmente nos detenemos a pensar acerca de su importancia y de los beneficios al utilizarla eficientemente.

El ahorro de energía eléctrica es un elemento fundamental para el aprovechamiento de los recursos energéticos; ahorrar equivale a disminuir el consumo de combustibles en la generación de electricidad evitando también la emisión de gases contaminantes hacia la atmósfera.

Nuestro país posee una gran cantidad de fuentes de energía. En México, la mayor parte de la generación de electricidad se realiza a través del petróleo, carbón y gas natural, impactando de manera importante el medio ambiente al depender de los recursos no renovables, como son los combustibles fósiles. Al utilizarlos se emite a la atmósfera una gran cantidad de gases de efecto invernadero, los cuales, provocan el calentamiento global de la tierra, cuyos efectos se están manifestando y son devastadores.

***FIDE Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica


¿Cómo ahorrar energía desde mi lugar de trabajo?

Ahorrar y usar eficientemente la energía eléctrica, así como cuidar el medio ambiente, no son sinónimo de sacrificar o reducir nuestro nivel de bienestar o el grado de satisfacción de nuestras necesidades cotidianas, por el contrario, un cambio de hábitos y actitudes pueden favorecer una mayor eficiencia en el uso de la electricidad, el empleo racional de los recursos energéticos, la protección de la economía familiar y la preservación de nuestro entorno natural.
La Secretaría de Educación Jalisco presenta consejos de fácil aplicación en escuelas y oficinas, que permiten formar a la niñez en la educación del ahorro de energía eléctrica y modificar los malos hábitos en las oficinas, reduciendo el impacto ambiental generado desde nuestro lugar de trabajo.

A continuación, encontrará un listado de consejos que puede aplicar en su escuela u oficina:

Apagar los equipos eléctricos

Establecer como regla que las computadoras, impresoras, ventiladores, calentador/enfriador de agua y hasta las cafeteras, estén apagadas y en lo posible desconectados al término de la jornada laboral.

Limpiar con frecuencia los filtros del aire acondicionado

Establecer en forma permanente un programa de mantenimiento y limpieza al equipo eléctrico, por ejemplo, de lámparas y aires acondicionados.

Apagar los equipos cuando no estén en uso

Las computadoras y otros equipos (fotocopiadoras e impresoras, sistema de iluminación), suelen estar encendidos todo el día y hasta en la noche. Apáguelos al terminar la jornada laboral.

Apagar los monitores de las computadoras

Puede ahorrar mucha energía eléctrica si apaga el monitor; éste utiliza un alto consumo  de electricidad.

Aprovechar la energía solar

Permita que el sol se filtre hacia las oficinas, levantando cortinas y/o persianas.

No permitir que se desperdicie energía por las ventanas

Si la oficina cuenta con  aire acondicionado, asegúrese que las ventanas estén bien cerradas.

Apagar las luces

Apagar las luces siempre que las oficinas estén desocupadas.

Recordatorio para apagar los equipos

Colocar recordatorios ayuda a adquirir esta importante costumbre. Hacer nuevos recordatorios cada cierto tiempo, para volver a llamar la atención del usuario.

Encender sólo lo necesario

Si trabaja durante la noche, ilumine sólo las áreas que necesite y apague los equipos que no esté utilizando.

Emplear tecnología que ahorre energía eléctrica

Una empresa siempre debe de elegir un servidor con la mayor eficiencia energética disponible.

Optimizar aplicaciones

El software ineficiente, incluso aquel que genera poco valor de negocio, deberá ser depurado, optimizado o descontinuado.

Mantenimiento de centros de cómputo

Los administradores de centros de cómputo deben mejorar la eficiencia de sus instalaciones para asegurar que todos los equipos estén funcionando de manera óptima y disminuir los requerimientos de enfriamiento.

Detectores de presencia

Utilizar sensores de presencia. Estos apagan las  lámparas automáticamente cuando no se encuentra persona alguna.

Verificación de encendido

Solicitar a las últimas personas que se retiran de la oficina, apagar las luces o den aviso para que se apaguen.

Evitar el consumo de electricidad en espera

  • Desconectar la carga, retirando la clavija del contacto.
  • Usar un interruptor manual o un multicontacto desde el cual se puede cortar la corriente de suministro.
  • Utilizar un elemento más sofisticado, como son los reguladores, para apagar totalmente el equipo sin desconfigurar  sus funciones.