La Evaluación



La Evaluación es un aspecto de vital importancia en el proceso educativo, consiste en ciertas actividades encaminadas a emitir un juicio acerca de los logros obtenidos en alguna situación de aprendizaje. El concepto y las formas de evaluar han pasado por una serie de transformaciones a través del tiempo y de las renovaciones de los planes y programas. En la transición por la que ha pasado la evaluación han influido los diferentes enfoques pedagógicos utilizados, así como los cambios sociales, políticos, económicos y educativos por los que ha atravesado el país. La evaluación educativa presenta una amplia gama de posibilidades, se pueden evaluar los objetivos, los materiales, la metodología, la participación del docente, los resultados en términos de aprendizaje, etc. A la evaluación educativa en ocasiones se le ha confundido con medir, esta concepción se reduce a un simple número o nota, a un concepto limitado que no considera las condiciones en las que se desarrolla el proceso de aprendizaje. La evaluación en una concepción mas amplia, es un proceso integral, ya que se informa sobre actitudes, intereses, hábitos, conocimientos, habilidades etc. En ese sentido, el aprendizaje es considerado como un proceso y no como un resultado y permite obtener evidencias del aprendizaje a nivel grupal e individual con el fin de mejorarlo, revisando condiciones y causas que posibilitan o imposibilitan el logro de los objetivos. La evaluación en el Jardín de Niños permite conocer el impacto del proceso de aprendizaje en el desarrollo del niño y de la niña así orientar y reorientar las acciones dentro de la planeación.
Los programas utilizados en el nivel Preescolar en Jalisco datan desde el primero en el año de 1942 hasta el actual renovado en 1992.

Este recorrido histórico acerca de Evaluación inicia con EL PROGRAMA DE 1942, en el cual la Evaluación no era muy específica y consistía en observaciones directas e individuales para conocer los logros de las actividades propuestas en las guías de las educadoras, las cuales les proporcionaban las autoridades educativas para guiar el proceso de formación de los niños y las niñas. AL PROGRAMA DE 1960 le correspondía una evaluación de tipo cuantitativa a través de la aplicación del test de Laurenco Filho y Goudenof donde se pretendía conocer el grado de madurez alcanzado por los alumnos al término del año escolar. La Educadora era la única que participaba en la evaluación siguiendo los lineamentos marcados en los tests.
En este programa imperaba la pedagogía tradicional porque los objetivos ya estaban especificados, de ahí la forma de evaluar.

LAS FORMAS EVALUATIVAS EN EL PROGRAMA DE 1979 contemplaron tres modalidades:

1.- Evaluación inicial, que era la elaboración de un perfil del grupo al inicio del ciclo escolar.
2.- Evaluación continua, se realizaban evaluaciones periódicas de carácter diario, mensual y semestral .

  • Evaluación diaria, a través del plan diario,(logros de los objetivos, participación, cambios o alteraciones en la planeación original y acuerdos tomados por el grupo en la asamblea de cada día)

Evaluación mensual, mediante el plan anual de trabajo, anotando cada mes el nivel de madurez alcanzado en cada objetivo especifico seleccionado.

  • Evaluación semestral, con la aplicación de la prueba de Laurenco Filho y Goodenough para obtener una pauta mas para la selección de criterios y de experiencias de aprendizaje.

3.- Evaluación final, corroboraba el logro de los objetivos seleccionados a través de la guía de observación de preescolar.
Durante este programa se continuaba aplicando los test de Filho y Goodenough, y los objetivos estaban incluidos dentro del programa, por lo tanto continuaba imperando la didáctica tradicional.

image

EL PROGRAMA DE 1981 concibe la evaluación como un seguimiento del proceso de desarrollo del niño y la niña en cada uno de los ejes señalados, con el fin de orientar y reorientar la acción educativa.
La Evaluación se realizaba mediante dos procedimientos:
1.- La Evaluación permanente, era la observación constante que la educadora hacía a los niños día a día durante todo el año escolar, y se le sugería el uso de un cuaderno donde se destinaban varias hojas para cada niño y niña y anotar los hechos sobresalientes de la conducta de cada uno. Aquí ya se observaban evaluaciones colectivas donde se comentaban los resultados del trabajo realizado, incorporando así la coevaluación y la autoevaluación, también la Educadora era sujeto de evaluación por parte del grupo.
2.- La Evaluación Transversal, esta se llevaba a cabo en dos momentos del año escolar y estaba basada en las observaciones de la evaluación permanente y los aspectos a observar coincidían con la secuencia de cada uno de los ejes de desarrollo que conforman las características del niño y la niña de esta edad.

  • Evaluación diagnóstica, se realizaba en el mes de octubre con la finalidad de conocer el estadio de desarrollo en el que se encontraba el grupo al inicio del año escolar.
  • Evaluación terminal, se llevaba a cabo en el mes de mayo para realizar una síntesis de los progresos alcanzados.

Pese a que el programa manejaba contenidos específicos en unidades temáticas ya era posible advertir que la evaluación no era tan rígida y había incluido elementos importantes como la auto evaluación y la coevaluación además de que la Educadora también era objeto de evaluación por parte del grupo. Todavía se siguió aplicando el test de Filho algunos años mas con la intención de conocer el grado de madurez de los alumnos egresados.

image

A partir del Programa PEP 92’, la evaluación se entendió como un proceso cualitativo porque no está centrada en medición sino que es una descripción e interpretación que pretende obtener una visión integral de la práctica educativa. Se evalúa para retroalimentar la planeación, rectificar acciones, proponer modificaciones y analizar las formas de relación maestro-alumno, docente-grupo y para conocer la marcha del proceso implementando las acciones necesarias. La evaluación en este programa es compartida con los niños y los padres de familia es decir, es democrática. Se evalúa mediante la observación en forma natural y puede hacerse en diferentes situaciones como: los juegos libres, actividades de rutina, juegos y actividades del proyecto ya sea individuales o en forma grupal, analizando las producciones de los niños.
Se evalúa en tres momentos:
1.- La evaluación inicial: que es aquella que se realiza en al inicio del año escolar a partir de los datos de la entrevista con los padres y las observaciones del docente del año anterior.
2.- La evaluación permanente: al término de cada proyecto: es donde el grupo con el docente platican lo más libremente posible sobre sus sentimientos, ideas, problemas, conflictos, hallazgos del trabajo en el proyecto.

  • Evaluación general del proyecto: donde se abordan logros y obstáculos en el desarrollo del proyecto.

Autoevaluación grupal al término de cada proyecto.

  • Observaciones significativas de cada niño(cuaderno de observaciones).

3.- La evaluación final: que se realiza durante el mes de mayo y es la síntesis de las autoevaluaciones de fin de proyecto y de las observaciones realizadas por la docente durante todo el año escolar, comprende dos tipos de informes:

  • Informe del grupo total, trata de ver al grupo en su totalidad destacando aspectos singulares, describe la evolución del grupo.
  • Informe de cada uno de lo niños y las niñas del grupo.: Este informe considera al niño en forma integral analizando su comportamiento en relación con lo bloques de juegos y actividades sin ser detallista sino a grandes rasgos.

image