Etapas del Programa

I.- Selección del Municipio y firma del convenio de Colaboración entre la Secretaría de Educación a través de la Coordinación del Programa “Ver Bien para Aprender Mejor” y el H. Ayuntamiento.

II.- Asesoría y capacitación al magisterio.

III.- Detección Gruesa a estudiantes por personal del Centro Escolar.

IV.- Diagnóstico Fino a los estudiantes (seleccionados como resultado de la detección gruesa) esta actividad la realizan optometristas.

V.- Atención a estudiantes valorados como Casos Especiales, para su canalización y gestión de seguimiento oftalmológico

VI.- Recaudación de fondos a través del Fideicomiso del Programa. VII.- Entrega de Anteojos en los Municipios y/o Zonas Escolares.

VIII.- Evaluación y Seguimiento.

I. Selección del Municipio y firma del convenio de Colaboración.

Se selecciona el Municipio y se acuerda la firma de un convenio de Colaboración entre la Secretaría de Educación a través de la Coordinación del Programa “Ver Bien para Aprender Mejor” y el H. Ayuntamiento, en la que ambas partes se comprometen a conjuntar esfuerzos para realizar acciones del Programa en beneficio de los niños y niñas del Municipio.

II. Asesoría y Capacitación:

Esta etapa es una de las más importantes para el buen funcionamiento de las siguientes, ya que en ésta se sientan las bases para cada una de las etapas del Programa, es el primer acercamiento con la estructura educativa. Y es, a través de estas reuniones de trabajo donde se sensibiliza y capacita a los docentes para que éstos realicen la detección gruesa (identificación de los alumnos con problemas de agudeza visual).

En esta reunión se promueve la participación y compromiso de los docentes en cada una de las etapas del Programa y sobre todo en la promoción de una cultura de auto-cuidado de la salud visual, en la que se incluye que éstos contribuyan en sensibilizar a los alumnos que son beneficiados con anteojos, para que hagan uso de ellos.

III. Detección Gruesa

La detección gruesa consiste en un examen que realiza el personal educativo, a los alumnos, mediante el uso de las cartillas Optométricas – de Snellen, con letras y de Márquez, con figuras–. Mediante este examen, el docente identifica a los alumnos que tienen problemas de agudeza visual, y que por lo tanto, tendrán que ser examinados por el oftalmólogo u optometrista, para un diagnóstico fino.

Elaboramos carteles, folletos, periódico mural y más, para dar a conocer el reglamento y servicios de la Biblioteca.

IV. Diagnóstico Fino o refracción visual:

Es el examen que llevan a cabo los optometristas para definir con precisión el tipo de problema visual del escolar, así como las características de los anteojos que cada uno requiere.

En cada una de las brigadas participa personal docente y administrativo que dirige, controla y evalúa la labor de los optometristas.

Las principales funciones del Diagnóstico Fino son:

  • Medir la agudeza visual de los estudiantes.
  • Identificar a los alumnos que requieren atención especial.
  • Promover la Cultura de la Vista en los alumnos, docentes y padres de familia de los Municipios donde se desarrollan sus trabajos.

V. Atención a estudiantes valorados como Casos Especiales

Los “Casos Especiales” son aquellos alumnos que a través del Diagnóstico Fino se identifican con un problema de agudeza visual que no se resuelve con anteojos, sino que requieren de una atención especializada (terapia, cirugía, auxiliares ópticos, etc.)

Ésta ha sido una preocupación adicional para nuestras autoridades educativas; por lo que se ha buscado la participación de médicos e instituciones altruistas que brinden sus servicios de manera voluntaria o al menor costo posible, para atender a estos alumnos que son los llamados “Casos Especiales”, de los cuales Jalisco es el Estado Vanguardista en su atención y seguimiento. Proceso para realizar la intervención quirúrgica: Por medio de la colaboración del maestro se realiza la detección gruesa e identifica a los alumnos que tienen problema de agudeza visual. El Optometrista del Programa realiza el diagnóstico fino y detecta a los alumnos que requieren anteojos y/o valoración oftalmológica. Se establece un diagnóstico presuntivo, que por medio de un documento se les entrega a los alumnos para que informen a sus padres. Los carnets identificados de casos especiales en el momento de la validación, son asignados al área responsable. (Casos Especiales) Durante la entrega de anteojos se informa a las autoridades municipales y educativas (jefes de sector, supervisores y director del plantel) la relación de alumnos que requieren atención especial y se establecen los acuerdos correspondientes. Se recomienda a los H. Ayuntamientos llevar a cabo la valoración y tratamiento oftalmológico con especialistas o instituciones de salud, locales o cercanas al Municipio, en caso de no contar con dichos servicios, se remiten los pacientes al Programa “Ver Bien para Aprender Mejor”.

Mediante la participación de la Coordinación del Programa, se concertan citas para la atención de alumnos y su valoración oftalmológica, complementándolo con un estudio socioeconómico.

Se realiza la cirugía requerida en las instituciones de Salud que colaboran con el Programa.

De manera complementaria se realiza el seguimiento post operatorio con el respaldo de dichas instituciones. Financiamiento para la realización de cirugías: El propósito del Programa “Ver Bien para Aprender Mejor” es que se cubran los costos de manera tripartita de acuerdo al proyecto inicial (Ayuntamientos, Padres de Familia y Voluntariado), previo estudio socioeconómico, siendo modificado si el padre de familia no cuenta con los recursos. De igual forma se busca personas que apadrinen alguna cirugía, esto se realiza cuando el padre de familia no cuenta con los recursos para el financiamiento de las cirugías.

A la fecha se han realizado más de 299 cirugías a estudiantes de Educación Básica de diversos Municipios del Estado de Jalisco.

VI. Recaudación de fondos a través del Fideicomiso del Programa.

Para ser posible dicho financiamiento se obtienen recursos de:
  • Iniciativa Privada.
  • Ayuntamientos.
  • Colectas Escolares.
  • Sociedad.
La respuesta de dichos sectores en la captación de donativos ha sido positiva al ver los resultados en los niños y jóvenes beneficiados con los anteojos, pero se debe seguir trabajando para continuar con una mayor participación en la captación de recursos para los alumnos que padecen alguna debilidad visual, así como conseguir apoyo para intervenciones quirúrgicas que el Fideicomiso no puede costear y que se han venido resolviendo mediante gestiones del Programa.

El servicio del Programa es totalmente gratuito, ofrece el examen de diagnóstico fino y la dotación de lentes.

Con el propósito de que el manejo de los recursos obtenidos para el buen funcionamiento del Programa “Ver Bien para Aprender Mejor” sea ágil y transparente, se constituyó el Fideicomiso número 13744-6 en BANAMEX.

El Fideicomiso cubre un costo total de $100.00 pesos por anteojo, y este a su vez sigue funcionando a través de los donativos que se realizan al mismo.

El donativo puede ser por el pago parcial o total del costo de los anteojos, dichas aportaciones se realizan al Fideicomiso Nacional del Programa “Ver Bien para Aprender Mejor” en la cuenta estatal No. 5414338 de la Sucursal 110 de BANAMEX. Los donativos a partir de $ 500.00 pesos, son deducibles de impuestos. Estos recibos se gestionan a través de la Secretaría de Educación Pública.

VII. Entrega de Anteojos en los Municipios y/o Zonas Escolares.

Cuando ya se tienen los anteojos, se acuerda con las autoridades educativas y municipales, los mecanismos para hacer la entrega de los anteojos a los alumnos beneficiados con los mismos.

VIII. Evaluación y Seguimiento

Aproximadamente tres meses después de que se hizo la entrega de los anteojos, un equipo de optometristas acude a los planteles educativos con alumnos que fueron beneficiados, con el propósito de:

  • Identificar si los alumnos utilizan o no los anteojos
  • Promover una cultura del autocuidado de la salud visual (a través de una conferencia)
  • Aplicación de una encuesta a los diferentes actores (Director, enlace del Programa alumnos y padres de familia) para identificar el impacto del Programa en los planteles educativos.